Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • GASTRONOMÍA

    Publicado 22 mayo, 2018

    La verdadera naturaleza de la cerveza

    La cerveza es un producto cuyos sus ingredientes naturales que provienen de la tierra, le aportan pureza y calidad a la bebida. Cada cerveza tiene una historia y una receta que debe respetarse para que su sabor sea igual en cualquier parte del mundo.

    La innovación en la cerveza sigue ampliando sus horizontes para disfrutar de esta bebida compuesta por ingredientes naturales. La combinación entre cebada, lúpulo, agua, levadura y cereales como el trigo o el maíz de la mano de un cuidadoso balance entre ellos dan como resultado la bebida que relaja y acompaña momentos especiales: LA CERVEZA.

    Del adecuado y atento manejo de estos ingredientes depende su sabor, olor y textura característicos. Esta bebida tiene propiedades organolépticas, es decir, que pueden ser percibidas por los órganos de los sentidos.

    Su proceso de producción es enteramente natural, su esencia y sus principales ingredientes son cosechados y cuidados para preservar sus propiedades y entregar siempre el mismo sabor. Los perfiles de sus ingredientes le agregan a cada cerveza su toque único y así, desde la cantidad y tipo de agua usada para cocinarlos, fermentarlos y enfriarlos, depende el sabor, composición, olor y color de una cerveza perfecta.

    La cerveza está compuesta en un 90% por agua, esta debe ser pura, libre de olores y sabores inesperados que puedan alterar el producto final. La composición de minerales en este ingrediente y su origen intervienen en el sabor de la misma.

    La esencia de esta bebida, la cebada, es el ingrediente que le brinda el cuerpo y el alma, además, este ingrediente natural posee vitaminas del grupo B, ácido fólico, colina y vitamina K. Una vez es procesada y malteada, aporta el sabor natural de este grano al sabor especial de esta bebida.

    De las características del grano de cebada, depende la calidad y el costo de la malta que se obtiene de su procesamiento. Esta situación ha hecho que esta industria tenga altos estándares de control de calidad, teniendo en cuenta que el poder germinativo de sus ingredientes, así como el contenido de proteínas son los principales parámetros para su comercialización.

    El Lúpulo le da el toque especial a la cerveza. Esta flor que crece entre 1 y 2 cm al día, si bien es el ingrediente con menor porcentaje en la cerveza, es quien le aporta la esencia a su aroma único y el amargor que la hace tan deleitable.

    Otros ingredientes de la cerveza, arroz, trigo o azúcar son aditivos que decantan y hacen más único el sabor de cada cerveza.

    LA MAGIA DE LA CERVEZA

    Detrás de cada cerveza hay una historia; detrás de cada cerveza está la magia del proceso y las vidas que le dedican tiempo a su preparación, cuidándola y entregando la cerveza perfecta siempre.

    Desde los agricultores que cuidan cada ingrediente hasta el cuándo recogen la cosecha, hasta quienes la preparan, todos aportan y atienden cuidadosamente el proceso para que cada cerveza mantenga siempre su identidad y características.  En esta historia, el maestro cervecero como uno de los protagonistas engrana los conocimientos y actividades de los demás personajes y es quien agrega su conocimiento y tradición a un proceso que lleva cientos de años perfeccionándose.

    El maestro cervecero es la columna vertebral de la preparación de la cerveza, este conocedor de la tierra, de los ingredientes y de los procesos es el responsable de alinear todos los momentos y elementos que terminan por componer la cerveza que tomamos y preferimos.

    Esta bebida y su preparación, más allá del consumo, necesita de un manejo delicado que implica un riguroso cuidado que va, desde la siembra de la cebada y el lúpulo, hasta el vaso en que se sirve para así poder disfrutarla adecuadamente.

    En el cuidado, respeto, compromiso y maestranza de quienes la producen por el arte que hay tras su preparación, está la posibilidad de mantener todo lo que representa.

    También te puede interesar: Cómo servir una cerveza de forma correcta

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad