Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • MODA

    Publicado 16 septiembre, 2020

    La cola del gato: poesía usable para honrar la vida

    La pasión por las letras, y una amistad que nació en las aulas de clase, motivó @lacoladelgato.col Poesía usable, un nuevo emprendimiento de dos escritoras costeñas, que está dando mucho de qué hablar.

    Patrizia Castillo y Janeth Hernández, dos escritoras del Caribe (la una cartagenera, y la otra barranquillera) se lanzan al mundo de la moda con La cola del gato: Poesía usable, una marca en la que se evidencia el ingenio, cuidado y amor que sus creadoras han puesto en cada detalle. Actual conversó con ellas sobre su historia en común, y los sueños y planes que tienen con este proyecto que surgió en época de Covid.

    Qué es la cola del gato: Poesía usable

    Cómo su nombre lo dice, es poesía para usar en camisetas, prendas de vestir, y todo lo imaginable. Obedece al deseo de hacer de las letras y la poesía parte de nuestra cotidianidad, masificar algo que históricamente ha sido concebido como exclusivo de ciertos grupos o élites, cuando en realidad puede hacernos mucho bien a todos, en especial en esta época de tanta incertidumbre. Nosotras estamos convencidas de que la poesía, el arte en general, puede darle un toque de magia a la vida. Y usar una camiseta con un mensaje inspirador es una manera de honrar y mostrar el lado amable de la vida.

    De dónde surgió el nombre de La cola del gato

    Patrizia explica: A la cola del gato aludo en mi segundo libro “Manual para amarte como nadie lo ha hecho jamás”, cuando afirmo que la felicidad es como la cola del gato, (o la del perro, si se quiere), la perseguimos constantemente sin darnos cuenta que siempre la tenemos con nosotros. Ese concepto siempre me ha parecido real y muy bonito. Cuando Janeth y yo empezamos a pensar cuál sería un buen nombre para nuestro proyecto, le propuse ese, y a ella le encantó. Nos gusta que nuestra marca esté relacionada con la felicidad.   

    Cuéntennos la historia de Patrizia y Janeth, cómo se conocieron, y cómo deciden unirse para crear su marca.

    Patrizia cuenta: “Fui profesora de Janeth de una electiva en la Universidad del Norte, hace como tres años. La materia era Periodismo Literario, y aunque ella no era la estudiante más dedicada, vi su potencial y se lo hice saber. Un tiempo después me llamó para que nos tomáramos un café, y allí comenzó una amistad basada en el respeto, la admiración mutua, y muchas cosas en común, en la que la diferencia de edad (Janeth puede ser mi hija) no ha sido obstáculo para confiar la una en la otra. Entre nosotras existe una gran complicidad, y mucha risa. A eso se suma que Janeth, además de escribir divino, es un gran ser humano, con un corazón generoso, y una ética de trabajo impecable. Siempre habíamos hablado de hacer alguna cosa juntas en un futuro, pero no teníamos claro qué. Un buen día, producto tal vez del agobio en el que nos tenía sumidas el confinamiento, nos pusimos a botar corriente y se nos ocurrió plasmar nuestros poemas en camisetas. Empezamos a desarrollar la idea, y todo se dio. Desde que estamos juntas en esto me convenzo cada día más, que escogí a la socia ideal. Estamos tan conectadas en cuanto a la visión del negocio, que todo ha fluido como por arte de magia”.

    Según Janeth, “Todo comenzó en un aula de clase, a las 6:30AM. Como bien lo dice Patrizia, nunca fui su mejor estudiante, pero como muchas veces le digo entre risas: ´Ay, profe, es que yo era buena gente’. Pero definitivamente algo vio en mí. Fue para el final del semestre donde nos mandó a hacer un trabajo en el cual saqué 5, increíblemente. Pero la nota fue lo de menos, lo que más me marcó fueron sus palabras; tanto, que hoy, 3 años después, las tengo guardadas en el escritorio de mi computador. Ella fue la primera en creer en mí. Y desde entonces pasé de ser su estudiante, a su fan y amiga. Y bueno, hoy en día no sólo sigo siendo su fan y amiga, sino su socia. Quién lo imaginaría. Supongo que esto reafirma mi teoría de que todos llegamos a la vida de alguien más, por algo. Ella llegó para ser un ángel que me enseñaría y me guiaría. Es increíble, no hay un solo día que pase que no aprenda algo nuevo de ella. Quienes tienen la dicha de conocerla, saben a lo que me refiero.

    Patrizia Castillo y Janeth Hernández, creadoras de La cola del gato.

    ¿Cómo es su producto, qué atributos hacen la diferencia con respeto a otras marcas?

    Patrizia explica: “Iniciamos este emprendimiento con un producto de calidad: camisetas hechas con tela 100% algodón, lo suficientemente fina, liviana y bonita, como para usarlas en cualquier ocasión, informal o no. Quisimos apostarle a un diseño minimalista que resaltara, sobre todo, el mensaje. Y que éste tuviera tanta fuerza y originalidad, que despertara el deseo de apropiarse de él y llevarlo puesto. Pero, además, quisimos hacer del hecho de adquirir la camiseta una experiencia para los sentidos, así que pensamos en cada detalle, como el empaque, la tarjeta que lo acompaña, e incluso el olor. La respuesta no se hizo esperar: vendimos a través de nuestra cuenta en Instagram 50 camisetas en una semana. Nuestra primera colección de tres poemas, se agotó rapidísimo, y tuvimos que crear antes de lo planeado, nuestra segunda colección con nuevos mensajes, colores, y con la colaboración de un artista, que para esta ocasión es mi esposo, @paulo_lopez_arte_y_pinturas. Esta es una colección de edición limitada con muy pocas piezas, una sorpresa concebida especialmente para celebrar Amor y amistad.

    Qué ha sido lo más desafiante de este nuevo emprendimiento

    Janeth expresa: “por muy loco que suene, lo más difícil para mí ha sido inspirarme en el amor. A pesar de que es un tema más universal, mi enfoque siempre ha sido erótico, porque puedo poner mi cabeza a volar sin involucrar mi propio corazón, pues a veces es difícil escarbar en la profundidad de nuestros sentimientos. Pero el reto va más allá de eso: va desde pensar en moda y tendencias, hasta crear frases que sean ingeniosas sin sonar rebuscadas. Pero definitivamente, este ha sido el reto más espectacular que jamás me haya imaginado. Soñar con vestir al mundo de poesía, es lo que me inspira día a día.

    “Parece mentira, pero para mí el reto ha sido escribir frases que cautiven a las personas”, manifiesta Patrizia. “Hay un delicado equilibrio en eso, porque se trata de ser originales sin sonar rebuscadas, o cursis; y sin jamás perder de vista que la moda es nuestro nuevo vehículo de comunicación. Yo desde el bachillerato no escribía poesía, y ponerme a hacer la tarea ha sido todo un desafío para mí. Janeth sí es una poetiza consumada, tiene @janethescribe, una cuenta en Instagram con muchísimos seguidores, y es una dura. Igual, el proceso creativo ha sido la mejor parte de todo, nos lo hemos gozado al máximo. También somos conscientes de que el mayor desafío de todos es innovar y consolidarnos como marca. Las dos somos muy creativas, y optimistas de una manera que no se alcanzan a imaginar. Nuestro combustible es el entusiasmo, la perseverancia, y la fe. Tenemos muchas ideas que iremos materializando paso a paso, para diversificarnos y crecer. Para nosotras el cielo es el límite”.

    Mira también:

    Recomendado de la semana: El libro Restos orgánicos de un mundo anterior de Paul Brito

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad