Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • FITNESS

    Publicado 13 junio, 2017

    Hidratación perfecta. Entiende la cantidad de agua que debes tomar

    Si creías que la única razón por la cual debes prestarle atención a la ingesta de líquidos durante el ejercicio es la deshidratación, entonces te vendría como una sorpresa aprender sobre la hiponatremia.

    Se trata, nada más y menos, que de la sobre-hidratación, un riesgo que podemos correr al realizar ejercicios intensos, especialmente si se trata de aquellos realizados durante periodos de tiempo largos, como maratones, por ejemplo.

    Si bien la frecuencia de este estado es relativamente rara (por supuesto es mucho más frecuente la deshidratación) sus consecuencias pueden llegar a ser tan graves como el coma, o la misma muerte.

    El riesgo de sufrir sobre-hidratación es, de hecho, más grave que la misma sed pronunciada, pues durante un entrenamiento, ésta puede hacerte perder fluido debido a la sudoración, resultando así en bajos niveles de sodios en la sangre.

    Además, si le sumamos a esto el hecho de que sus síntomas son los mismos que la deshidratación (debilidad muscular, sensación de nausea, y desorientación) entonces resulta totalmente ideal seguir los siguientes consejos al momento de hacer ejercicio:

    Si tienes sed, ese es el momento de hidratarte: Claramente parece un consejo obvio, pero se debe tomar en cuenta que muchas personas se hidratan aun cuando el cuerpo no se los exige. Esto puede recalar en sobre-hidratación, así que a escuchar a tu cuerpo, y no darle de más.

    Inclínate por las bebidas isotónicas: Después de haberte ejercitado por más de media hora, es recomendable que elijas bebidas deportivas, ya que éstas te ayudarán a reponer el sodio y los electrolitos, lo cual también te ayudará a prevenir una sobre-hidratación.

    Fíjate bien en tus idas al baño: Tal vez parezca raro, pero realmente estar pendiente del color de la orina puede ayudarte a tomar en cuenta qué tanto debes hidratarte. Un color transparente te indicará que estás excediéndote en la cantidad de líquido, y un tono muy oscuro te estará diciendo lo contrario, por lo cual deberás aumentar la ingesta.

    Además de estos consejos, también se recomienda seguir la guía del American Counsil Exercise, quienes proponen estas cantidades de líquido para ejercicios de intensidad alta:
    • 2 o 3 horas antes del entrenamiento: de 500 ml a 600 ml.
    • 20 o 30 minutos previos o durante tu calentamiento: 235 ml.
    • Una vez te estés ejercitando: entre 200 y 300 ml cada 10 a 20 minutos.
    • Sin pasar media hora después de haber terminado: 235 ml.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios