Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • ACTUALIDAD

    Publicado 26 octubre, 2018

    Fundación Procaps: 5 años

    La empatía por las necesidades del otro no debe ser una preocupación exclusiva del gobierno o de los gremios, sino de cada ser humano desde sus propias posibilidades.

    Al hablar con Liliana Rosales, no es difícil concluir que los caminos que recorremos en nuestras vidas no dependen de nuestros deseos particulares, sino de los planes que cuidadosamente ha dispuesto el destino. Aunque en sus inicios profesionales el trabajo social no se proyectó como una opción, pareciera que toda su vida estuvo preparándose para ello: “Mi papá fue congresista durante 25 años, así que unirnos a las caravanas que visitaban los distintos rincones del departamento era parte de nuestra dinámica familiar. Esa labor hizo posible que desde muy temprana edad me hiciera consciente de las muchas necesidades que existen en nuestro medio”.

    En un momento inesperado de su vida, Liliana trabajó en algunos procesos de ‘coaching’ empresarial desde el desarrollo social del talento humano, lo cual le permitió ampliar esa perspectiva. Pero esa era una etapa más en la preparación que la vida estaba procurando para su verdadera misión, que se asomó por primera vez cuando se le encargó la ejecución de un proyecto social privado, financiado con recursos del exterior, dirigido a 5.000 niños y 1.000 madres cabeza de hogar: “Al ser una corporación internacional de gran importancia, se nos exigían unos estándares que en ese entonces no se aplicaban aquí. Gracias a eso aprendimos, y esa fue la primera vez que estuve en un proyecto que impactó la vida de muchas personas y su relación con el medio. Entender la contribución que podíamos hacer a su calidad de vida y su educación fue lo que me motivó a asumir ese reto con mayor firmeza y responsabilidad”.

    Después de seis años en frente de ese proyecto, a la vida de Liliana llegó la posibilidad de estructurar una nueva entidad donde, además de poner en práctica lo aprendido, podría poner en marcha sus propias convicciones: la fundación Procaps. “Para mí ha sido maravilloso contar con el apoyo de unos gestores con auténtica conciencia social, que entienden el valor del ser humano en su esencia y que desde el hacer le han apostado a una transformación”. Para Liliana esa transformación solo es posible mirando más allá de lo aparente, comprendiendo la realidad de las personas como una suma de factores: “Por ejemplo, cuando un niño no rinde en el colegio, más allá de dudar de sus capacidades, como ocurría en otros tiempos, hay que preocuparse por todos los factores que lo integran. ¿Será óptimo su estado de salud? ¿Su nutrición? ¿Se sentirá protegido en su hogar? ¿Tiene una familia que lo respalda y satisface sus necesidades emocionales? ¿Reconoce su propia importancia y valor como individuo?”.

    Esa es la razón por la que la Fundación Procaps ha formulado distintas líneas de acción que realmente van encaminadas a un único objetivo: entregar herramientas para que sus beneficiarios interioricen un sentido de responsabilidad y autonomía con ellos mismos, sus familias y la sociedad. Liliana celebra que sean cada vez más personas las que muestran su conciencia social aunando esfuerzos para superar los amplios índices de desigualdad que presenta nuestro país, ya que considera importante entender que la empatía por las necesidades del otro no debe ser una preocupación exclusiva del gobierno o de los gremios, sino de cada ser humano desde sus propias posibilidades.

    Más de una década de trabajo en el medio social le han enseñado a Liliana no solo la manera de sacar adelante proyectos transformadores sino un modo de ser feliz: “Créeme que mientras Dios me dé salud y vida seguiré trabajando por lo social desde mi dimensión personal o profesional, porque una vez comprendes el impacto de esta labor, no puedes quitar tu mirada al servicio”.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios