Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 17 septiembre, 2016

    Edición 123 Septiembre 2016 – Celebremos el amor los siete días de la semana

    Por Mayra Lucia Ríos C.
    Fotografía: María Alejandra Jiménez R.
    Maquillaje y Peinado: Nidia F
    Vestuario: Blima Borah

    Llegó un nuevo septiembre cargado de bendiciones y de mucho amor. Hoy mi propuesta es que celebremos este y los próximos doce meses el amor y la amistad.

    Vivamos cada nuevo amanecer como si fuera el día del amor, regalemos a los que amamos nuestra presencia mostrándonos como somos realmente, entregando lo mejor de nosotros,  aportando y proyectando alegría y armonía a través de nuestro mundo interior, que está lleno de luz radiante. Irradiemos esta luz desde este instante para que la vida sea un celebrar cada segundo de nuestra existencia.

    Quiero mostrarte, a través de estas líneas, lo grande que es empoderarte de amor. Al hacerlo, todo tu mundo externo se vuelve color rosado, los ojos brillan más que nunca, el corazón vibra con ganas y tu mente está en una paz permanente.

    Y una vez más compruebo que, para lograr esto, debes sentirte libre del pasado y sin resentimientos. No hay otra forma de disfrutar el amor en pleno, en todo el sentido de su significado, porque es muy grande, y, para sentirlo, es necesario soltar las cargas y saber que al final de nuestros días no nos llevamos nada de lo material de este mundo, solo el alma cargada de vivencias, y es nuestra elección decidir qué nos queremos llevar.

    Mi sugerencia para ti, que me lees en esta ocasión, es pedirte que hagas un alto en el camino, que te sientas sin pasado, sin resentimientos y que te visualices inundado de una luz radiante, amorosa y poderosa del fluido del amor. A partir de aquí, crea tu mundo como lo quieres vivir y con quien lo quieras vivir. Convierte tu mente en paz, en una golondrina que surca el mar de los deseos para poder vivir el amor en pleno con tu alma gemela.

    No te pierdas de vivir lo hermoso que es sentirte así, irradiando amor por donde vayas, disfrutando cada segundo de tu existencia como si fuera el primero y el último a la vez, sintiendo que son muchos los que quedan por vivir.

    El corazón es el órgano que nos guía para sentirnos plenos y que nos habla para que disfrutemos y confiemos en el amor que nos pertenece y que Dios nos da cada día.

    Así que vamos a escucharlo. En cada latido de tu corazón hay vida, hay amor, hay pasión, hay poder y, lo más importante, la vida misma está ahí para ti. No la dejes ir sin vivirla a plenitud.

    A los que amo, hoy quiero decirles que cuentan conmigo. A mi alma gemela, quiero decirle: Verte por primera vez fue lo mejor que me ha pasado y estar así de mano en mano fue lo que siempre soñé.

    Finalmente, para aquellos que como yo han encontrado a esa persona con la que se sienten que quieren vivir juntos hasta el final de sus días, quiero compartir un escrito que se llama “Letras, café y mar” que trasmite el sentirse plenos e increíblemente bendecidos estando al lado del amor eterno.

    Vamos a rentar un departamento sencillo, trabajar medio día, dedicarnos a querernos y alternarnos para apagar la luz por las noches aunque tú siempre estés más cerca.

    Vamos a darnos la espalda en la madrugada, buscarnos cuando calculemos que ya va a amanecer para abrazarnos y despertar pegados. Vamos a hacer el súper y comer sano y adivinar el postre que uno que otro día se nos antoje a cada uno. Vamos a hacer un libro para escribir todo lo que nos pasamos platicando en las tardes con lluvia aunque lo lea nadie más que tú y yo.

    Vamos a quitarnos la ropa y dejarla por todos lados y a besarnos por todos lados y sonreírnos por todos lados. Vamos a poner música de esa que se escucha viendo al techo mientras me tomas apenas de la mano y yo susurro cosas que no escuchas pero entiendes muy bien. Vamos a ver películas que me tengas que explicar después, vamos a hablar en otro idioma y terminar besándonos como nunca habíamos besado antes.

    Vamos a confesarnos secretos de la infancia y a hablar de las familias y los miedos y el presente, vamos a inventarle soluciones improbables a todos los problemas que aquejan al mundo. Vamos a leernos en voz alta hasta que uno de los dos se quede dormido. Vamos a tomarnos fotos, vamos a andar descalzos, bañarnos juntos y bailar a oscuras. Vamos a terminar los días exhaustos, discutir a veces, dejar los trastes sin lavar aunque sea un día y poner las llaves donde no nos vamos a acordar que están. Vamos a dejarnos solos de vez en cuando, a vernos mucho tiempo frente al espejo, a cuestionarnos cosas que no preguntamos con nadie más.

    Y vamos a querernos. A no fijarnos del tiempo. A cumplir promesas que no hayamos hecho y aventurarnos a la costumbre de que estar juntos se sienta tan bien.

    ¡CELEBREMOS EL AMOR EN PLENO TODAS LAS NOCHES, LAS MADRUGADAS, LAS MAÑANAS, LAS TARDES, Y, SEGUNDO A SEGUNDO, AMÉMONOS LOS SIETE DÍAS DE LA SEMANA!

    Te puede interesar:

    Edición 122 Agosto 2016 Un propósito claro

    Edición 121 Julio 2016 Date permiso

     

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad