Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • BELLEZA

    Publicado 21 junio, 2017

    Bad news sobre el aceite de coco

    Tal parece ser que el idilio del aceite de coco con las dietas saludables, pensadas para reducir y/o cortar la ingesta de grasas saturadas, tiene sus días contados: un estudio de la American Heart Association así lo demuestra.

    La entidad referente en todo lo relativo a salud cardiovascular tanto en Estados Unidos como a nivel mundial publicó recientemente un artículo en el cual, entre otros hallazgos, se demuestra que el aceite de coco incremente los niveles de colesterol LDL, el cual es reconocido también como “colesterol malo”, por lo cual como recomendación, aconsejan evitar su ingesta.

    El artículo, publicado en la revista especializada en salud cardiovascular Circulation, también concluye que el ingrediente tan querido y promocionado por estrellas como la supermodelo australiana Miranda Kerr o la actriz norteamericana Gwyneth Paltrow, contiene un 82% de grasas saturadas, lo cual recala, también, en un pronunciado incremento del colesterol malo.

    Sumado a los hallazgos sobre el aceite extraído de los cocos, el cual cuenta con considerable fama entre el público norteamericano -72% de los encuestados en el estudio perciben el ingrediente como una “comida saludable”- el artículo también confirma que otros aceites a evitar son la grasa bobina, el aceite de palma, la manteca de cerdo y la mantequilla, los cuales se cuentan entre las fuentes principales de grasas saturadas, a diferencia de los aguacates, los frutos y secos, y el aceite de oliva, alimentos ciertamente recomendables gracias a su nivel de grasas monoinsaturadas.

    El estudio demuestra, a su vez, que solo un 37% de los nutricionistas encuestados tienen una visión positiva sobre el aceite de coco como ingrediente benéfico para el consumo humano, y además atribuyen la desconexión entre profesionales y público en general al voraz marketing de la industria del aceite de coco “en la prensa popular”.

    Sin embargo, no todas son malas noticias para el aceite que parece no tener mucho futuro como ingrediente en las dietas fit, pues todavía existen beneficios para el cuerpo que pueden extraerse del mismo si se evita su consumo: como acondicionador de pelo; como hidratante facial, e, inclusive, como desmaquillante. Es decir, “por fuera del cuerpo, pero no dentro de él”, tal como el autor del informe Frank Sacks comentó a la revista USA Today.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios