Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

GASTRONOMÍA

Publicado 2 mayo, 2020

10 reglas de oro para una nutrición inteligente

La nutrición y la buena gestión del estrés son temas que, por mucho que creamos que conocemos, siempre nos aportan nuevos conocimientos que sin duda serán muy beneficiosos si los ponemos en práctica de inmediato.

Y es que en ello está la clave para alcanzar uno de los bienes más codiciados: la felicidad. Porque el bienestar y el rendimiento dependen de nuestra alimentación.

Aquí te dejamos una selección de las 10 reglas de oro para una nutrición inteligente:

1. Dieta sólo hay una: la que contiene los 50 nutrientes que necesitamos para vivir, sentir y pensar.

2. La serotonina, hormona de la felicidad, se produce y se almacena en el estómago en un 90% y el 10% restante en el cerebro.

3. Si entre horas nos entra el gusanillo y queremos picar algo, es mejor que optemos por alimentos ligeros y sanos, como pequeñas porciones de fruta o frutos secos.

4. El 55% de las calorías debe provenir de los hidratos de carbono complejos como legumbres, pasta, arroz, pan o patatas; un 30% de grasas preferiblemente de origen vegetal y un 15% de las proteínas como carne, pescado o huevos.

5. El desayuno es la primera asignatura del día y la más importante: uno completo y saludable debe incluir lácteos, cereales o pan, fruta y algo de proteína.

6. Tomar diariamente fruta de temporada, de esta manera aseguramos la presencia de vitamina C en nuestra dieta.

7. Comer pescado azul de aguas frías dos veces por semana, de esta manera las neuronas tienen su dosis de omega 3 asegurada.

8. Procurar que las ensaladas contengan tres colores diferentes (el color da un abanico más amplio de antioxidantes).

9. Las 5 comidas diarias deberían estar espaciadas, como mucho, por un espacio de tiempo de cuatro horas, para gestionar eficientemente el mecanismo de la glucosa y por tanto de nuestra energía.

10. Ser consciente de que parte de lo que comemos es responsable de lo que sentimos y parte de lo que sentimos es responsable de lo que comemos.

Comments

comments

Edición impresa 159

AQUÍ

  • Publicidad